SEO y SEM, todo el mundo lo conoce, pero… ¿Sabes qué es?

En este artículo, vamos a explicar qué es el SEO y el SEM y cómo pueden ayudar a tu empresa a mejorar su posicionamiento. Si continúas leyendo el artículo, te explicamos las ventajas que aportará a tu compañía trabajar de forma adecuada estos dos indicadores. 

Empezaremos por el principio, que significa cada una de estas siglas:  

  • SEO – Search Engine Optimization, lo que en castellano sería: optimización de motores de búsqueda. Esto, son el conjunto de acciones y técnicas que se emplean para mejorar el posicionamiento (la visibilidad) en los buscadores. 
  • SEM – Search Engine Marketing, que traducido es: marketing a través de los motores de búsqueda. En la práctica, el SEM se refiere principalmente, a las campañas de anuncios de pago en buscadores tales como Google, Bing o Yahoo. 

¿Como podemos mejorar estos indicadores? 

  • SEO 

El estar bien posicionado en los motores de búsqueda es clave para poder incrementar nuestras ventas. Tal y como indica el periódico “El País”, en el artículo dedicado a Eskimoz“Sin una estrategia SEO que conozca bien y cumpla el conjunto de reglas que los propios buscadores dictan, aunque un sitio web presente el mejor diseño gráfico, tenga buena manejabilidad y sea de lo más atractivo, es probable que pase inadvertido para un usuario que podría estar interesado en su contenido”. 

Dada su importancia, es imprescindible contar con una estrategia a medio/largo plazo y una persona responsable de esta área. Como indica ExtraDigital (publicación nacional online, referente de la información de medios, comunicación, marketing y publicidad), a través de 5 primeros pasos, podremos mejorar nuestro posicionamiento en el principal buscador (Google): 

5 puntos para mejorar tu SEO 

  1. Indexa: Cuando hablamos de indexar, nos referimos a asegurarnos que nuestra página es “visible” por los buscadores. Google, utiliza unos “robots/arañas” que cada cierto tiempo rastrean la web para almacenar y posicionar la información. Por ello, es básico en un primer momento, comprobar que aparecemos cuando nos buscan. Debemos escribir en el buscador de Google lo siguiente: site:www.nuestraweb.com, si aparecemos, esta todo Ok. Si no salimos, puede ser porque la araña todavía no ha pasado por nuestra web (si la acabamos de subir) o bien debemos “facilitar” el aparecer en el buscador, incluyendo nuestra web en: Google Search Console. 
  2. Incluye metaetiquetas: Ahora te preguntarás, ¿Qué son las meta etiquetas? Son palabras clave HTML que se incluyen en el encabezado de una URL.  No son visibles para un visitante normal, pero facilitan a los buscadores su tarea. Todas tus web tienes que tener un <title> de 60 caracteres como mucho y una <description> de 160 caracteres máximo. Debes tratar de hacer los textos lo más precisos, cortos y que incluya todas tus keywords (palabras importantes). 
  3. Selecciona bien tus Keywords: debes tener en cuenta palabras que aporten valor y estén dirigidas a tu audiencia o público objetivo. Has de tener en cuenta tus puntos fuertes y tu zona de influencia. 
  4.  Optimiza tu web: es primordial que la página web funcione correctamente y tenga una carga rápida, para ello debes mejorar el tamaño de las imágenes y que estas no pesen demasiado. Para ello, es importante que el hosting o alojamiento web sea adecuado. 
  5. Crea un buen contenido: Aporta artículos y opiniones de calidad y, en la medida de lo posible, original. Es importante focalizarte en tu cliente y darle una buena propuesta de valor. 

Ahora que ya conocemos el SEO, pasaremos a comentar el SEM. 

  • SEM 

Como apuntábamos anteriormente, la estrategia SEM se realiza para generar tráfico hacia tu página web a partir del pago en los buscadores. Esto hace que las personas visiten más el sitio web y el pago se suele realizar por click.  

Tal y como apuntan desde Rock Content, las principales ventajas de estas acciones son:  

  • Rapidez: puedes obtener resultados a corto y medio plazo más rápidos que con el SEO y reajustar tu estrategia dependiendo del éxito. 
  • Segmentación: puedes hacer campañas específicas y llevar a tu web únicamente el público objetivo. puedes hacer campañas para conocer el interés del mercado de una iniciativa/solución de forma rápida. 
  • Visibilidad: permite posicionar tu marca/producto de forma relativamente rápida.  
  • Medición: Dispones de herramientas específicas para controlar tu trabajo SEM y ver la viabilidad del mismo y ajustarlo en función de tus criterios/objetivos. 

Por último, podemos señalar el link building como otra estrategia a tener en cuenta dentro del SEM. Esta, se basa en aparecer en sitios web con autoridad en la red y que tengan relación con tu marca, lo que hará subir el número de visitantes a tu web. 

 Para finalizar, podemos resumir que, el trabajo SEO y SEM son diferentes. El SEO es más lento que el SEM, pues sus frutos no se empiezan a notar hasta al cabo de un año aproximadamente. Por el contrario, es más sostenible en el tiempo, pues el SEM implica un gasto. Cada vez más empresas compiten por las mismas palabras y por lo tanto es difícil posicionarse mejor. 

 Si necesitas ayuda para mejorar tu posicionamiento, migrar tu hosting para optimizar tu web o necesitas una asesoría tecnológica en este ámbito para tener más visitas e incrementar tus ventas, no dudes en contactarnos. Estaremos encantados de ayudarte. 

El equipo de Marketing y Transformación Digital Barcelona de INNOVAmee. 

2021-11-18T14:42:16+00:00noviembre 18th, 2021|SEO y SEM, web|Sin comentarios

Deja un comentario